JORDI BERTRAN

Cartell

Poemes Visuals: un espectacle per a adults que fascina a la mainada.

L'ESPECTACLE

Poemes Visuals, és un espectacle generós, ple de tendresa, que omple cada racó de l’escena d’un virtuosisme inusual, fruit d’anys de treball. A l’escenari prenen vida un conjunt de lletres construïdes amb senzillesa, que requereixen de gran mestria per a aconseguir que, amb la seva manipulació, el gest se transformi en vers i el vers en emoció.

L’espectacle s’inspira en la màgia dels poemes visuals del poeta català Joan Brossa, prenent en préstec el magnetisme de l’abecedari brossià, el joc de lletres amb el que el poeta il•lustrava la seva poètica visual.

Poemes Visuals comença amb un actor-músic, representant un poeta; porta una maleta plena de lletres d’escuma i comença a jugar amb els seus sons i formes, descobrint que, a partir de les lletres, pot crear poesia sense la necessitat de construir paraules.

Amb la guitarra i les cançons estableix una tendra relació amb les lletres, que prenen vida i creen un univers ple de personatges, coreografies, humor i accions dramàtiques, tot demostrant que les lletres no serveixen només per a omplir papers i ordinadors sinó que també poden crear un món sensible, de sorprenent senzillesa.

Les lletres, manipulades amb tiges sobre una taula, adquireixen vida pròpia i es van transformant a mesura que avança l’ espectacle: la "E" es converteix en un gos que juga amb un nen, que és la I; una "Y" amb una "U" creen una ballarina rítmica i una simple "T" un trampolinista.



LA PRODUCCIÓ

L’escena es mostra buida, amb una precisa escenografia, recolzada per un delicat tractament de la llum; l’acció és acompanyada per la veu i la guitarra.

La manipulació, es realitza a vista de l’espectador: la relació entre manipuladors i objectes deriva en una coreografia estudiada i precisa, tècnicament perfecta.

L’ espectacle es construeix a través de números on el virtuosisme és el resultat de moltes hores de dedicació, després d’anys de trajectòria: cada moviment, cada pausa, han estat estudiats en profunditat per aconseguir que els personatges, lletres construïdes amb escuma, assoleixin un nivell de tendresa i de poètica difícils d’igualar en un escenari.

Un espectacle visual en el que la música en viu, el moviment, els petits conflictes i la poètica del gest són els fils que cohesionen un espectacle de nivell internacional.




RECULLS DE PREMSA


Dissabte, 23 de novembre del 1996
Per Joan-Ánton Benach


"Alfabético equipaje"


Inspirados en la obra de Joan Brossa, los “Poemes visuals” de Jordi Bertran fueron creados en 1994 y, desde esta fecha, no han cesado de participar con éxito en numerosos festivales internacionales. De este fructífero garbeo se benefician, sin duda, los espectadores actuales y futuros puesto que “Poemes visuals” es un trabajo abierto, capaz de enriquecerse y perfeccionarse en cada representación. Eso que resulta propio de cualquier rodaje, en este caso parece primordial por cuanto Bertran investiga con unos materiales y un tipo de manipulación que no son los más habituales en el teatro de objetos y marionetas.

La maleta del titiritero viene cargada esta vez de un amasijo de letras. Letras de goma espuma que serán animadas por la varilla —la tija— invisible del artista, metamorfoseándose en objetos y figuras que protagonizarán los gags más imaginativos. En el repertorio de la poemática visual de Brossa, el abecedario tiene un protagonismo relevante y en él se inspiró Jordi Bertran para un espectáculo que no persigue, sin embargo, desarrollar el discurso sincrético del poeta sino la elaboración de su propio universo.

La fonética de las letras y la cualidad moldeable del material empleado establecen en un primer nivel los códigos de un lenguaje dotado de una plasticidad sorprendente. partir de ahí, Bertran y su equipo construyen los distintos episodios, a menudo brevísimos chispazos maliciosos, “impromptus” cómicos o tiernos otras veces o, en fin, números de humor con su propio argumento, entre los cuales el hombre del trampolín se lleva, sin duda, la palma del ingenio y sugestión. .

Sabe a poco.
La presencia del músico Miquel Gallardo, doblado de manipulador y de actor en algunos casos, y la colaboración de Zilda Torres en la tramoya animadora permiten al marionetista ampliar enormemente el paisaje expresivo. Lo mejor que puede decirse de sus “Poemes visuals” es que se producen vertiginosamente y acaban sabiendo a poco. Lo que Bertran consigue con su abccedario animado es un, guiso de mucha consistencia, como se comprobó en el último Grec. Y ahora, en el Festival Internacional de Titelles, alcanza su mejor punto de cocción.


23/12/2011
Autor: Albert Lladó


"Brossa vive"


Qué afortunados. Entre tanto discurso sobre los recortes y las crisis, entre tanto relato que suena a excusa y a camuflaje, entre tantas noticias que caen como las bombas de racimo - nada defensivas - en la autoestima de la gente, siguen existiendo refugios. De poesía y teatro, de inocencia sin plásticos ni mercadotecnia.

En una Barcelona donde el ocio se suele confundir (demasiadas veces intencionalmente) con la cultura, hay aventuras que resisten. No es una lucha. Se trata de una ventana íntima, que asoma a la ternura olvidada. Ese rincón donde creer en "el arte de lo imposible", como diría Havel, se llama Círcol Maldà y presenta ahora los Poemes visuals de la compañía de Jordi Bertran.

En realidad es un espectáculo creado en 1994 y que Bertran ha ido perfeccioonando durante todos estos años. Con un prestigio internacional indiscutible, su compañía ha conseguido crear obras tan emblemáticas como su Antología, en las que la precisión de sus marionetas construye mundos mágicos. En esta ocasión, son las letras de espuma, inspiradas en la obra de Joan Brossa, las que protagonizan una pieza con números que combinan lo virtuoso y la capacidad para crear un lenguaje único. Un idioma que consigue que el espectador conecte con su propia niñez.

Las letras de espuma, así, bailan, cantan, se convierten en deportistas que se tiran a la piscina en trampolín o saltan con pértiga. La profesionalidad de los tres manipuladores de objetos - Inés Alarcón y Òscar Muñoz, además del propio Bertran - hace verosímil un relato en el que el humor se reivindica como vehículo de emociones.

Brossa vive a partir de unas pelotas que hacen de cabezas pensantes, de una U que quiere hacerle el amor a la Y griega, o de una canción onomatopéyica. La forma, pues, se convierte en contenido, en continente que busca en la simplicidad las grandes complicidades. Un universo, de esta manera, que no necesita traducción. Entramos sin preguntas porque no tiene puertas. Ni prejuicios.

09/01/2018
Autor: Raul Moreno / @RaulColuche


"Espuma que cobra vida"


El juego de dar vida a objetos inanimados convierte a sus manipuladores en verdaderos dioses del teatro, pues consiguen con habilidad acercarse a lo que algunos podrían llamar magia.

La compañía Jordi Bertran tiene una enorme experiencia en el género de las marionetas. En 1987 creó su primer espectáculo y siete años después ya estrenaron Poemes Visuals, pieza que La Seca Espai Brossa ha decidido programar para la época navideña de este año (momento seguramente bien escogido por su enfoque abiertamente familiar).

Poemes Visuals es un divertido show inspirado en los poemas visuales de Joan Brossa; punto de partida que se deja seducir por la manipulación de unas letras de espuma prestadas del particular abecedario brossiano.

Así, tres actores son los encargados de mover y dar voz a estas letras que, en ocasiones combinadas entre ellas, se convierten en personalidades concretas capaces de hacer reír hasta la carcajada. Mención especial a sus manipuladores, Jordi Bertran, Isabel Martinez y Pau Murner. Sin su precisión todo se iría al garete.

Pequeños números que buscan el gag bien hecho, elaborado, que van acompañados por la música de una guitarra clásica en directo interpretada por el propio Bertran.

Una hora para dejarse llevar y recuperar al niño sediento de juego que todos llevamos dentro.



03/01/2018
Autor: Fernando Solla


"Jugando con el lenguaje sin palabras"


La Seca Espai Brossa retoma el espectáculo Poemes visuals, una pieza muy cercana a las rapsodias sin vocablos de Joan Brossa. Un juego mucho más sensible de lo que pueda parecer a simple vista, nunca mejor dicho, y que lleva desde 1994 dando vueltas por el mundo.

Lo que más llama la atención de la propuesta de Jordi Bertran, autor y director de la pieza, es que la ternura que se desprende hacia un oficio y hacia un lenguaje, eminentemente comunicativo, no está reñida con la generosidad de registros. En un mundo en el que cada vez nos cuesta más prestar atención para escuchar, más incluso para fijar la mirada, el ideal didáctico de estos Poemes visuals resulta su mayor virtud. Eso se consigue gracias al dominio del tiempo y el ritmo que todos los implicados en el desarrollo de la propuesta han sabido insuflar.

Tres intérpretes (marionetistas y manipuladores) son los encargados de que la creación de este mundo de significación tan particular acontezca ante nuestros ojos con aparente sencillez. Aunque el cómo es aquí tan importante como el qué resulta imprescindible que el plano perceptivo priorice en el contenido. Lo mejor que se puede decir de todos los artistas que desarrollan este espectáculo es que parecen desaparecer tras su creaciones, dando vida a algo que, por otro lado, sin ellos y su buen hacer sería imposible. Tanto Miquel Nevado como Isabel Martinez y Pau Murner, que alternan funciones con Eduardo Telletxea y el propio Bertran, dominan ese oficio de hacer tangible lo invisible, imposible e inanimado.

Una interpretación con todas las de la ley, totalmente adecuada al formato y contenido de lo que se quiere explicar. Un gran dominio del material de espuma en forma de letras y figuras esféricas que sabe utilizarse tanto para crear las imágenes buscadas como potentes metáforas y alegorías. Esferas que pueden ser cabezas continentes del pensamiento e imaginación sublimados artísticamente. La focalización en la mesa de trabajo es también muy importante, ya que consigue que fijemos la mirada en lo verdaderamente importante. Mención especial para el dominio vocal (para crear sonidos de instrumentos y distintas onomatopeyas) de los tres protagonistas, especialmente de Nevado.

De cara al público infantil, también nos encontramos ante un espectáculo muy a tener en cuenta. Resulta complicado encontrar propuestas que no vayan directamente dirigida a los más pequeños pero que los incluya y los abrace de un modo tan significativo como aquí. Si los más jóvenes se acostumbran a mirar a las artes escénicas como una entrada al mundo de los adultos, a la vez acceso y algo nuevo que descubrir, estamos creando al público del futuro. En presente. Quizá no se trate de buscar un lenguaje especial y propio para ellos, sino de ofrecerles las herramientas básicas y necesarias para que entren a formar parte de este universo tan alegórico como participativo y comunicativo e incluirlos de pleno. En este terreno, la labor de la Companyia Jordi Bertran es muy valiosa.

Finalmente, Poemes visuals se convierte en una buena oportunidad para reflexionar sobre la validez del lenguaje visual en el ámbito escénico. En un terreno donde está claramente establecido que la palabra es la herramienta básica e indispensable, propuestas como la que nos ocupa demuestran que no hay una única vía de aproximación y que las artes escénicas mantienen un espacio privilegiado para el teatro visual. Y la aportación de Jordi Bertran es un buen reflejo de ello.







PREMIS


1994 Premi del Jurat Festival International de la Marionnette Cannes. França
1995 Premi al millor espectacle Mostra Internacional de Titelles Titelles Vall d’Albaida
1999 Premi del Jurat MOMIX. Festival de Marionnettes Kingersheim, França
2002 Premi al millor espectacle Torun International Puppet Theater’s Festival Polònia
2002 Premi a la millor interpretació Torun International Puppet Theater’s Festival Polònia
2002 Premi del Jurat a la millor Companyia Torun International Puppet Theater’s Festival Polònia
2004 Premi 7 Festival International de LUTKE Ljubeljana, Eslovènia
2006 Premi IV International Festival for Puppet Theater PUPPET FAIR Sofia, Bulgària
2007 Premi al millor espectacle L´Association Culturelle du Theâtre Dofin Argenté França
2011 Premi a la millor interpretació   Varsovia, Polònia